RSS

Archivo de la categoría: Anécdotas

Dejemonos de payasadas y en lugar de “celebrar” el día de la mujer, empecemos a crear conciencia de lo que significa para el mundo y su importancia.

No Fumar

Un año más y el 8 de marzo está aquí de nuevo. Los periódicos sacan notas acerca del Día Internacional de la Mujer. Las feministas se vuelven locas en las calles llenando de carteles y gritos de libertad el aire. Algunos hombres, fingiendo dejar atrás la idea de la superioridad masculina, recitan felicitaciones a sus compañeras, amigas y santas madrecitas. Otros hombres, escondiendo el machismo y disfrazándolo de igualdad, se quejan de que este día exista mientras preguntan: ¿cuándo es el día internacional del hombre? Muchas otras mujeres, que entran dentro de la media – que gustan de ver sus telenovelas y comprar la revista de chismes más reciente para entretenerse– se felicitan unas a otras mientras escriben en sus status de Facebook frases rosas que exaltan las bondades femeninas. Hay también mujeres que manifiestan enojo con el día reclamando: “Es una cursilería”, mientras que son víctimas ignorantes del…

Ver la entrada original 649 palabras más

 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 8, 2012 en Anécdotas

 

Quiero dejar de fumar.

Hola, llevo 7 días sin fumar y la verdad es que estoy sorprendida de lo fácil que me resulta. He fumado durante 30 años y ya estaba asqueada cada vez que iba a hacer algo primero un cigarro, cuando acababa de hacer alguna cosa otro cigarro, todo el día igual, me leí el libro de Allen Carr y de momento no necesito nada más. Ánimo a todo el mundo a leerlo pero sólo si tienes claro que quieres dejarlo si no es una pérdida de tiempo. Sólo tuve un pequeño bajón el segundo día, casi acabo llorando. Bueno, si tengo que llorar para desahogarme lloraré pero no pongo un cigarro en mi boca en toda mi vida.” – Edurne.

Quiero dejar de fumar. Pues eso, que estoy harta y quiero dejar de fumar. Jamás he entendido a los fumadores que dicen que lo hacen por placer. ¡MENTIRA! Yo fumo porque soy una adicta, no sé si física o psicológica, pero obviamente adicta.

Ya en el año 1997 hubo una iniciativa colectiva en un grupo para dejar de fumar a la que me uní. Estuve más de cinco años sin fumar, y luego volví por la sencilla razón de que soy idiota, porque no hay otra razón para volver a fumar.” – Sonia Blanco.

¿Quieres dejar de fumar? Ya te lo propusiste. Amaneciste un día sin poder más con una tos. O tal vez nada te duele aún pero quieres evitar que te duela en el futuro. ¿Te lo pidió tu familia? ¿O fué tu novia? La razón que sea por la que vayas a dejar de fumar es válida si ya lo decidiste. El proceso, sin importar qué método vayas a utilizar, es complejo. Por tu cabeza cruzan mil cosas y te atropellan las sensaciones. Si crees que necesitas pegar un grito de auxilio o compartir lo que estás viviendo deja un comentario aquí. Ánimo, la decisión ya está tomada.
Si tienes algún consejo también compártelo. Alguien por acá seguro lo va a agradecer.
 
 

Etiquetas: , , , , , ,

¿Quieren probar?

Resulta que un día estaba muy tranquila  terminando de comer con los compañeros de oficina, una oficina sin ventanas, con una ventilación verdaderamente mala y sin mantemiento y con varios compañeros que, a pesar de esto, fumaban felices dentro del edificio.

El sueño se apoderaba de mi, así que decidí tomar una pequeña siesta, al fin que quedaban 20 minutos para volver a trabajar y así fue como le di un trago a mi refresco de lata, cruce mis brazos y dormí sobre ellos. Pasados los 20 minutos desperté y con la boca un tanto seca, recordé que había un último trago, esos que te saben a gloria.

Imagienen esto en cámara lenta… tomo la lata, 2 amigas voltean a verme , me la acerco a la boca una se queda callada, baja la mirada y cuando doy lo que iba a ser mi glorioso trago, mi trago incluía ceniza y una colilla de un Camel. El resto de la historia se lo pueden imaginar, mi enojo por tal falta de respeto, también, pero a lo que me supo, eso si no tienen ni idea…

 
1 comentario

Publicado por en mayo 28, 2009 en Anécdotas, Ceniceros

 

Etiquetas: , , , ,

Contenido neto: 100% tabaco

Dentro de un supermercado la gente hace sus compras tranquilamente. La zona de los vegetales y frutas es la predilecta, por tener ese olor a frescura y a la vista tantos colores. Ahí me encontraba yo escogiendo limones cuando de pronto sentí un tufillo penetrante. Mi primer reacción fue que había algo descompuesto pero a los pocos segundos me di cuenta de que no olía a podrido, era otra cosa. Mi nariz, como la de un sabueso, le indicó a mi cabeza que girara a la derecha. Vi a un viejillo como de 70 años parado a unos dos metros de mi. Ahora el olor era inconfundible: tabaco rancio y cenizas. El tufo penetraba la nariz y llegaba hasta el cerebro sacudiendo hasta la última de las neuronas pero no sin antes avisarle al estómago que era una buena oportunidad de vomitar.

El desafortunado viejillo venía vestido como sacado de un cuento de los Grimm: abrigo grueso de lana en color café, zapatos cómodos y formales en color negro, pantalón de vestir oscuro de alguna tela caliente y una camisa que alguna vez fue blanca. Su fétido olor podía sentirse a dos metros de distancia. Y no crean que sutilmente. Era una bofetada que con desagrado te sacudía informándote que al señor le gustaba fumar. Mi esposo y yo calculamos que este señor debía de fumar alrededor de dos cajetillas diarias y que seguramente no era afecto de cambiarse de ropa. No se veía sucio, ni siquiera parecía de esos viejitos que ya no dan una. Simplemente olía muy mal.

Con la panza revuelta de asco me di la vuelta y decidí seguir mis compras en algún otro pasillo. Desafortunada mi suerte. El viejillo logró coincidir conmigo en varios pasillos más. Lo incómodo fue que no lo vi primero, lo olí primero. No fui la única que sufrió a este nauseabundo señor. A la distancia pude ver que pidió ayuda a uno de los empleados del supermercado y que éste le explicaba la diferencia entre la sal con ajo y la sal con cebolla desde lo más lejos que podía. Los ojos del empleado parecían girar y el tono rojizo de su piel me informó que contenía la respiración.

Tuve la buena suerte de no formarme detrás de él en la fila para pagar. Espero no volver a topar con este viejillo apestoso nunca más. Pero aunque no lo encuentre en mi camino de nuevo no puedo dejar de pensar en él. ¿Qué necesita tener una persona en la cabeza para hacerse eso a sí mismo? ¿Cuántos cigarros debe fumar para que ni él mismo sienta su propia peste? ¿Le sabrá a algo la comida?

En fin, algunas de tantas cosas que no entiendo de los fumadores.

 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 24, 2009 en Anécdotas

 

Etiquetas: , ,

La Historia del Hombre Winston

Tiene el buen sabor que todo cigarrillo debería tener”

Todo comenzó para él en la década de los 60s. Fumar estaba de moda. Los hombres se veían más varoniles, fuertes y senusales. Las mujeres aparentaban ser más estilizadas, elegantes y femeninas. A diferencia del hombre Marlboro, que es tosco, indomable y rústico, el hombre Winston era refinado, profesional y urbano. Se volvió famoso en unos cuantos años y fue la figura estrella de todos los anuncios de la marca Winston por muchos años. Su nombre es Alan Landers.

Nacido en 1940, el hecho de que siga con vida el día de hoy es prácticamente un milagro. Irónicamente pasó de vivir décadas de glamour y éxito en los 60s y 70s a vivir un infierno con su salud tras el cáncer declarado en 1987 en su pulmón derecho, al que se le sumó otro cáncer en el pulmón izquierdo, en 1993, más tarde un enfisema, y un ataque cardíaco que provocó un bypass coronario. Por último, un tercer cáncer, esta vez en la amígdala derecha. Desde el viernes 13 de febrero comenzó un tratamiento más de radioterapia que espera que lo mantenga con vida el tiempo suficiente. Tiene que alcanzarle el tiempo…

No quiero morir. Morir sería darles el triunfo. Y no pienso hacerlo”.

EL hombre Winston se refiere a las empresas tabacaleras que deberán pagar su reclamo si el tribunal le da la razón, a él y a tantos otros litigantes anti tabaco: “Mi ira me mantuvo vivo. Si logro que la corte me de la razón, no me habrán vencido”. Alan espera que llegue abril para declarar en el juicio que él, junto a otras 9,000 personas, le han entablado a RJ Reynolds, fabricante de Winston, en el estado de Miami. Landers apela que a pesar de haber sido el rostro de la publicidad de Winston y de haber trabajado de cerca con RJ Reynolds nadie le dijo nunca que su salud sería gravemente afectada por fumar. Incluso se queja de que cuando las primeras noticias del tabaco como sustancia dañina salieron, RJ Reynolds negó toda la información.

Resulta sumamente irónico que el hombre que representó por 20 años a Winston esté peleando tan desesperadamente. Y no es incomprensible pues el tabaco le quitó su vida, su salud y su porvenir. Mientras la marca lo utilizaba para prometer un gran estilo de vida, le robaba valiosos años de su vida. Pero eso nadie lo sabía en los 60s y 70s.
Miles de dólares pagados por RJ Reynolds parecían asegurar la vida de Landers para siempre. Su cara aparecía en las revistas más elegantes (Winston apuntaba a un target económicamente acomodado, más refinado que Marlboro), y en los carteles callejeros, siempre con sus sombreros de copa y los gruesos sweaters de lana. Por contrato, en cada película que protagonizaba aparecía fumando los inefables Winston, y lo mismo pasaba en la TV, que ya podía mostrar en colores sus ojos oscuros reminiscentes de los de James Bond, el verdadero. Era el personaje ideal para RJ Reynolds: nadie lo discutía en el directorio. Si hasta la forma de tomar el cigarrillo parecía insuperable; no en vano fumaba desde los 9 años de edad. Read the rest of this entry »

 
2 comentarios

Publicado por en febrero 20, 2009 en Anécdotas, jurídicas, Noticias

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Fumar, la opinión del chef

La revista Milenio Semanal publicó en su número del 26 de enero de 2009, la interesante opinión de Adrián Herrera, el Chef que escribe regularmente la columna Desde los fogones, en la citada publicación.

El asunto se vuleve interesante, porque se hace una defensa de la prohibición de fumar en los restaurantes, desde un punto de vista poco ponderado en el debate: el placer de degustar una comida y un buen vino sin el humo de un cigarro comercial, que el mismo chef define como “veneno y sustancia perniciosa.”

Y es que el asunto del placer de fumar no parece compatible con el placer del buen comer y beber. Como decía mi abuelita, en esta vida se puede hacer de todo sin perder el estilo. Y al parecer buenas costumbres con hábitos malentendidos no parecen ser una buena combinación, según lo expresado por el Chef Herrera.

Y sin más, se los dejo completo, copiado de su versión electrónica que pueden consultar aquí

Read the rest of this entry »

 
3 comentarios

Publicado por en enero 27, 2009 en Anécdotas, Crítica, Notas

 

Etiquetas: ,

Obama dejará de fumar para respetar las reglas en la Casa Blanca

Este es un regalito para todos los que están  tratando de dejar de fumar. ¡No están solos! Barack Obama, Presidente electo de Estados Unidos, afirma estar en el proceso de dejar el cigarro, ello debido a que en La Casa Blanca está prohibido fumar.

“He hecho un gran esfuerzo, dadas las circunstancias, por llevar una vida más sana y no habrá ninguna violación de las normas en la Casa Blanca”, indicó en entrevista concedida a la NBC.

El demócrata afirma haberlo intentando ya envarias ocasiones sin resultado, aunque esta vez parece ser la buena. Y por lo pronto, se aclara que  si Obama quisiera fumar, tendría que salir a algún balcón o a alguno de los espacios al aire libre, lo cual no es aconsejado por los servicios de seguridad de Estados Unidos.

Así que ya lo saben: No están solos!!! el vicio no respeta sexo, religión, raza ni condición social, ni hablar.

 

Etiquetas: ,