RSS

La Historia del Hombre Winston

20 Feb

Tiene el buen sabor que todo cigarrillo debería tener”

Todo comenzó para él en la década de los 60s. Fumar estaba de moda. Los hombres se veían más varoniles, fuertes y senusales. Las mujeres aparentaban ser más estilizadas, elegantes y femeninas. A diferencia del hombre Marlboro, que es tosco, indomable y rústico, el hombre Winston era refinado, profesional y urbano. Se volvió famoso en unos cuantos años y fue la figura estrella de todos los anuncios de la marca Winston por muchos años. Su nombre es Alan Landers.

Nacido en 1940, el hecho de que siga con vida el día de hoy es prácticamente un milagro. Irónicamente pasó de vivir décadas de glamour y éxito en los 60s y 70s a vivir un infierno con su salud tras el cáncer declarado en 1987 en su pulmón derecho, al que se le sumó otro cáncer en el pulmón izquierdo, en 1993, más tarde un enfisema, y un ataque cardíaco que provocó un bypass coronario. Por último, un tercer cáncer, esta vez en la amígdala derecha. Desde el viernes 13 de febrero comenzó un tratamiento más de radioterapia que espera que lo mantenga con vida el tiempo suficiente. Tiene que alcanzarle el tiempo…

No quiero morir. Morir sería darles el triunfo. Y no pienso hacerlo”.

EL hombre Winston se refiere a las empresas tabacaleras que deberán pagar su reclamo si el tribunal le da la razón, a él y a tantos otros litigantes anti tabaco: “Mi ira me mantuvo vivo. Si logro que la corte me de la razón, no me habrán vencido”. Alan espera que llegue abril para declarar en el juicio que él, junto a otras 9,000 personas, le han entablado a RJ Reynolds, fabricante de Winston, en el estado de Miami. Landers apela que a pesar de haber sido el rostro de la publicidad de Winston y de haber trabajado de cerca con RJ Reynolds nadie le dijo nunca que su salud sería gravemente afectada por fumar. Incluso se queja de que cuando las primeras noticias del tabaco como sustancia dañina salieron, RJ Reynolds negó toda la información.

Resulta sumamente irónico que el hombre que representó por 20 años a Winston esté peleando tan desesperadamente. Y no es incomprensible pues el tabaco le quitó su vida, su salud y su porvenir. Mientras la marca lo utilizaba para prometer un gran estilo de vida, le robaba valiosos años de su vida. Pero eso nadie lo sabía en los 60s y 70s.
Miles de dólares pagados por RJ Reynolds parecían asegurar la vida de Landers para siempre. Su cara aparecía en las revistas más elegantes (Winston apuntaba a un target económicamente acomodado, más refinado que Marlboro), y en los carteles callejeros, siempre con sus sombreros de copa y los gruesos sweaters de lana. Por contrato, en cada película que protagonizaba aparecía fumando los inefables Winston, y lo mismo pasaba en la TV, que ya podía mostrar en colores sus ojos oscuros reminiscentes de los de James Bond, el verdadero. Era el personaje ideal para RJ Reynolds: nadie lo discutía en el directorio. Si hasta la forma de tomar el cigarrillo parecía insuperable; no en vano fumaba desde los 9 años de edad.

Con el éxito del Hombre Marlboro, RJ Reynolds decidió cambiar a Landers por otro Hombre Winston, pero los daños de por vida ya estaban hechos: Landers fumaba dos cajetillas y media por día. Con el tiempo, intentó dejar. Recurrió  a parches de nicotina, gomas de mascar, o el famoso cold turkey (abandonar abruptamente el hábito, sin medias tintas). Nada daba resultado. Ahora, a los 68 años, se resigna al tratamiento médico que combina radiación con quimioterapia.

Alan Landers espera ansiosamente el mes de abril para que se lleve a cabo en el tribunal su demanda contra RJ Reynolds. Su abogado dice que esto lo ha mantenido con vida. Es tal su enojo y frustración contra la tabacalera que se ha vuelto prácticamente la única razón de seguir adelante.

“Quiero vivir hasta hacerles pagar lo que hicieron conmigo y con tanta gente”, discurre Landers con su voz casi imperceptible. Desde hace ya varios años que su voz es tan débil, apenas un hilito de aire. Sin embargo, él piensa hacer hasta lo imposible porque sea escuchada. Es representante de la Organización Mundial de la Salud desde hace varios años y está en lucha constante por promover el hábito de no fumar.

Landers no es la única figura del mundo del tabaco que ahora promueve el no fumar. También tres hombres Marlboro participaron en la lucha aunque murieron de cáncer: Wayne McLaren, David McLean y Dick Hammer.

En su página personal Landers dice sentirse avergonzado de haber participado en campañas publicitarias promoviendo el tabaquismo. Hoy vive en lucha constante por mantenerse vivo para ver llegar su juicio en abril. Resulta doloroso pero interesante leer sus anécdotas, donde relata día a día su lucha contra el cáncer que sufre, provocado por Winston.

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en febrero 20, 2009 en Anécdotas, jurídicas, Noticias

 

Etiquetas: , , , , , , ,

2 Respuestas a “La Historia del Hombre Winston

  1. José (Gijón)

    marzo 6, 2009 at 11:49 am

    Esta es la “libertad” que disfrutan los fumadores. Seguiremos la lucha que no ha podido terminar Alan, desde nuestros medios.

     
  2. alb

    marzo 7, 2009 at 3:29 pm

    Que menos que sentirse avergonzado y pedir disculpas por contribuir con esta lacra.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: