RSS

Cuando fumar era bueno…

13 Oct

cartel

Si analizamos las razones que han llevado al colapso al mundo en diferentes ámbitos (económico, social, ecológico, político) pareciera que la inegenuidad e ignorancia de nuestros padres o abuelos es la culpable de todo. Deveras nadie pensó  que cosas que hacíamos o hacemos fueran tan dañinas, llegando al punto de pensar que si así se han hecho las cosas por tanto años, no vale la pena cambiarlas.

Esta reflexión se desprende de una nota que anuncia la exposición -que se inaugura esta semana -en la Biblioteca Pública de Nueva York y que recoge los carteles publicitarios que desde 1927 a 1954 utilizó la industria en Estados Unidos para subrayar las maravillas del tabaco.

Entre ellos, la publicidad resalta que fumar es bueno porque calma los nervios, da energía y se pierde peso. Los anuncios publicitarios que se exhiben en la exposición comprenden los que se insertaban entre las páginas de publicaciones tan populares como Life o Saturday Evening Post . Las imágenes son atractivas, coloridas y humorísticas,  que para exponerse ahora se han sometido a un proceso digital. Además de los carteles publicitarios, la institución neoyorquina ha incluido las fotografías de algunas de las estrellas de aquellos años, como el deportista Joe DiMaggio, los actores Rock Hudson, John Wayne o Ronald Reagan y hasta a Santa Claus con un cigarrillo en la mano.

Pero la mejor de todas es la que incluimos aquí: ¿qué tal el bebé pidéndole a su papá que fume?  No, si por eso nos está costando tanto reeducarnos… la publicidad parece tan convincente…

Con información de El país

Anuncios
 
10 comentarios

Publicado por en octubre 13, 2008 en Anécdotas, Notas, Uncategorized

 

Etiquetas: ,

10 Respuestas a “Cuando fumar era bueno…

  1. Samantha

    octubre 14, 2008 at 1:50 pm

    Sí, las tabacaleras se valieron de todo tipo de afirmaciones para vender el cigarro. Hasta tenían anuncios dodne hablaban los doctores diciéndo que ellos recomendaban fumar.
    Cuando recién empezaba mi carrera profesional, hace unos 7 años, me tocó trabajar con la marca de cigarros Delicados. En aquel entonces, aunque no fumaba, tuve que hacer la publicidad de estos cigarrillos. Era una gran contradicción para mi pues aunque hacía los anuncios publicitarios de Delicados, dentro de la agencia de publicidad recolectaba firmas para que ya no se fumara dentro de las instalaciones. Ahora, me arrepiento de haber participado en publicitar el tabaco y jamás en mi vida volvería a trabajar para ninguna tabacalera. Aunque me pagaran lo que me pagaran.

     
  2. Aldo

    octubre 17, 2008 at 11:10 am

    Jajaja, no todo lo que brilla es oro y por lo menos en cuestion de cigarros ya se sabe…pero que sinismo los de marlboro!!! o mas bien que falta de etica de los publicistas que se han prestado para los fines de las tabacaleras. Oye samantha con todo respeto, tu fuiste alguien que fomento el que se fumara -eso si “bien diferente”- y ahora el hecho de que fumen delante tuyo quizas te recuerde que alguna vez participaste para que algunos cayeran en la trampa o no la dejaran, no crees? quizas hasta los que visitan este blog son clientes que tu ayudaste a proporcionarle a la tabacalera que mencionas…supongo que muchos otros publicistas se arrepienten de igualmanera porque quizas en su propia familia ven reflejado su exelente trabajo creativo que exitosamente llevaron a conocer a nuestra señorita tina..nico-tina.

     
  3. Lorena Loeza

    octubre 19, 2008 at 2:24 am

    Hola Aldo!y había otra donde los dentistas recomiendan fumar, luego la subo…saludos y gracias por los comentarios.

     
  4. Samantha

    octubre 20, 2008 at 4:28 am

    Hola Aldo. La verdad es que me arrepiento completamente de haber participado en la publicidad de una marca de cigarros. En general, sin importar el producto para el que trabajes, la publicidad es algo con varios aspectos superficiales y dependiendo del cliente para el que trabajes es hasta falso.
    Desafortunada o afortunadamente uno comete errores a lo largo de su vida. Esos errores nos hacen crecer y aprender. Yo decidí que nunca jamás iba a vovler a trabajar para ninguna otra tabacalera y me cambié a trabajar con una red global de publicidad que por ética no acepta cuentas de tabaco.
    En realidad lo que llegué a trabajar en publicidad para cigarros no fue mucho. Fueron alrededor de 4 meses antes de que prohibieran los anuncios de cigarros en la tele y unos meses más para cuatro anuncios impresos. De cualquier forma es algo que me hizo aprender qué quiero y qué no quiero hacer de mi vida profesional.

     
  5. fran arrebola

    junio 27, 2009 at 10:04 am

    de vergüenza… gente que vende la muerte de otras personas solo por ganar dinero… es completamente cierto que el hombre es un lobo para el hombre como dijo Hobbes… es totalmente cierto, por dinero da igual la salud de los demás!! … increible

     
  6. alejandro

    enero 4, 2010 at 3:14 pm

    pues q lastima ya q los q hemos caido deberian hacer mas cmapañas publiictarias para dejarlo!

     
  7. JUAN

    mayo 23, 2010 at 8:34 pm

    ¡TODOS NOS VAMOS A MORIR!

     
  8. Epaminondas

    marzo 2, 2011 at 11:43 am

    La publicidad siempre es un elemento de lavado de cerebro y adoctrinamiento consumista que refuerza valores primarios y superficiales e instrumentaliza al ser humano. Si aun por encima anuncia productos dañinos como tabaco, alcohol o automóviles la propaganda comercial ya es directamente una lacra.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: