RSS

Tabaco y pobreza

18 Jun

Delirium Tremens - Trabajo infantil

La Organización Mundial de la Salud (OMS) promueve una iniciativa mundial para liberarse del tabaco (Tobacco free initiative). Dentro de las justificaciones para lanzar la iniciativa, está lo que la OMS reconoce como relación directa entre el consumo del tabaco y la pobreza. A decir de la OMS, estudios diversos revelan que tabaco y pobreza están íntimamente relacionados: los hogares pobres en países en desarrollo, destinan aproximadamente el 10 % de sus ingresos familiares a la compra de cigarrillos. Lo grave de esta afirmación es que estos recursos se desvían de la atención a otras necesidades – como educación, alimentación o salud- que al no ser atendidas de manera óptima, agravan la condición de pobreza de estas poblaciones.
Esta aseveración concuerda con un estudio realizado en México por investigadores de Instituto Nacional de Salud Pública y la Unit Clinical and biomedical TB. Research, Medical Research Council, South Africa y publicado en la revista Salud Pública de México, vol.48, suplemento 1 de 2006. El estudio titulado Pobreza, jóvenes y consumo de tabaco en México, tiene como objetivo caracterizar el consumo de tabaco de acuerdo al nivel de pobreza, tomando una muestra probabilística a nivel nacional de jóvenes entre 10 a 21 años. Cabe mencionar que el estudio se realiza como parte de la evaluación al programa Oportunidades, que en México otorga subsidios monetarios a familias en áreas pobres y marginadas de todo el país.
Los investigadores hablan de una paradoja presente en el análisis del consumo de tabaco en la población joven: mientras que en los países desarrollados el consumo y su prevalencia disminuyen conforme aumenta el ingreso y el nivel educativo, en los países en desarrollo la prevalencia tiene una tendencia creciente en la medida que aumenta tanto el ingreso como el nivel educativo.
El estudio muestra como el consumo aumenta en los jóvenes en la medida que tienen ingresos propios (jóvenes menores de 18 años con empleos remunerados). Por lo que la disponiblidad de recursos sí es un factor que incide para que los jóvenes fumen. El estudio también se planteaba si la asignación de recursos a las familias por parte del programa Ooprtunidades podría revelar el fenómeno que ya señalaba la OMS: destinar el dinero a la compra de bienes que no contribuyen a aliviar su situación de pobreza. Esta relación no queda del todo clara, aunque los investigadores afirman que “en países en desarrollo las familias destinan entre 5.5 y 17% de su gasto al tabaco” cifra porcentual más alta que la que la OMS maneja. La conclusión general es que el consumo del tabaco debe ser atendido entre la población joven, no solo por cuestiones de salud sino por las relacionadas a la pobreza. Personalmente no me parece tan sorprendente que jóvenes con trabajo remunerado empiecen a fumar: puede deberse a la imitación de las conductas de compañeros de trabajo o una manera de afirmar sus incursión al mundo adulto. O de poder destinar dinero propio a un lujo que terminará por ser enfermedad.
Para consultar la iniciativa Tobacco Free Initiative de la OMS, haz click aquí:

Para consultar el artículo Pobreza, jóvenes y consumo de tabaco en México, haz click aquí:

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en junio 18, 2008 en Ciencia, Cifras, Crítica, Notas, Noticias

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: