RSS

El fumador amable.

08 Jun

Desde que entró en vigor la nueva ley anti-tabaco me he topado con las más variadas reacciones de parte de los fumadores. Casi todos se quejan amargamente de que son víctimas y que sufren discriminación. A pesar de quejarse, la mayoría reconoce que es mejor para la salud de todos que se prohiba fumar en algunos lugares y casi todo el mundo dice que el único lugar donde se debería poder fumar es en los antros.

En una conversación acerca del cigarro me topé con un fumador muy amable. Decía que entendía y apoyaba a esta nueva ley y que le quedaba claro que así deberían de ser las cosas. Todo esto lo platicábamos mientras nos encontrábamos en un foro tomando algunas fotografías. En medio de la plática, llegó un asistente y puso sobre la mesa un cenicero. Automáticamente mi fumador amable se transformó. Sacó rápidamente del bolsillo un encendedor, una cajetilla de cigarros y comenzó a fumar como locomotora. Claro, todo esto mientras decía que apoyaba el movimiento anti-tabaco. Yo le pregunté la razón por la cual él creía que era correcto que no se pudiera en cualquier zona. Su respuesta fue: “por respeto a la gente” mientras soltaba una bocanada de humo. Yo me puse a pensar si este fumador amable se había dado cuenta de que estaba fumando en un espacio cerrado, cerca de no fumadores y además hablando de la ley anti-tabaco. Parece que no. En un lapso de 8 horas acabó con cajetilla y media, fumada completita en lugar cerrado y junto a mi.

Ese es el problema con los fumadores. No respetan a menos de que se les obligue a hacerlo. Incluso aquellos que saben y reconocen que deben hacerlo. ¿Por qué debe de haber alguien detrás de los fumadores asegurándose de que respeten a los demás? Esta ley no vendría al caso si la gente fuera civilizada y mostrara respeto por las personas alrededor.

Así pues he llegado a una conclusión: Los fumadores sufren esta nueva ley pero se la merecen. Son ellos mismos los culpables de que exista y que se tenga que aplicar con rigor. Si ellos mismo respetaran a las personas a su alrededor seguramente no tendría que existir una ley que los obligue a hacerlo.

Así pues, sigo pensando en lo mismo: poco a poco la gente se irá acostumbrando a esta nueva ley y con el tiempo ya nadie se quejará de nada. 🙂

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en junio 8, 2008 en Anécdotas

 

Etiquetas: ,

Una respuesta a “El fumador amable.

  1. José Luis Flores

    junio 13, 2008 at 11:29 am

    Yo considero que el mejor lugar para que un Fumador Fume es su propia casa, un No Fumador no tiene porque estar mal en salud gracias otros.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: