RSS

MALAS AMISTADES

11 Mar

imagen-1.pngRosario, a sus 17 años ya amaba el cigarro y además no era como esas niñitas tontas que apenas jalan el humo, ya lo vuelven a echar, ella le daba el golpe, hacia la cascada, pasándolo de la boca a la nariz y de nuevo salía por su boca, además era ruda, había fumado marihuana y le gustaba el chupe.
A mi me parecía divertida su manera de ser y me parecía interesante ser su amiga, pues sus problemas no eran los típicos de una chava de nuestra edad. Ya saben, embarazo, drogas, novio infiel, peleas en la escuela, aja, ese tipo des cosas se me hacían más interesantes que mis propios problemas.
Sin embargo, en casa de Rosario desconocían, o por lo menos eso decían sus papás, que ella fuera como era, por lo que muchas veces Paola o yo teníamos que mentir para tapar sus cosas.
A mis papás no les encantaba mi amistad con ella, yo en ese entonces no lo entendía y más me aferraba a la amistad, aunque después comencé a comprender.
Pasé a ver a Rosario una tarde saliendo de la escuela, ella prendió un cigarro en la sala de su casa, pero el cenicero, estaba sobre mi pierna, en caso de que bajara su mamá, el cigarro tenía que parecer mío. Y así fue, cuando su mamá bajó, yo estaba con el cenicero en la pierna, el cigarro en la mano y una gran cara de imbécil. Pues la señora se puso a platicar y yo, obviamente, no daba una sola fumada, sólo veía crecer la ceniza, el humo me molestaba en los ojos, Rosario se veía super cool, como si nada pasara, después la señora desapareció y ella le dio la última fumada a su tabaco, si es que le quedaba algo de tabaco aún…
A los pocos días, regresé a casa de mi amiga, pero me dijeron que no estaba, al siguiente día, le comenté mi visita y me dijo que ya no fuera más, que ella me iba ahora a ir a ver a mi, pues a su mamá no le gustaba que su niña se juntara con chavitas que fuman, que eso era muy mala influencia para ella.
Y así, fui desterrada de casa de Rosario y gracias a mi olor a cigarro en las manos, ropa y cabello, mis papás pensaban que yo fumaba y lo peor es que lo negara cuando el olor era evidente, así que Rosario tampoco era muy bienvenida en casa. Meses después, por primera y única vez, agradecí al cigarro que me haya ayudado a alejarme de personas como Rosario, los motivos, son otra historia.

Anuncios
 
4 comentarios

Publicado por en marzo 11, 2008 en Anécdotas

 

4 Respuestas a “MALAS AMISTADES

  1. Pingback: votalanota.com
  2. Samantha

    marzo 12, 2008 at 1:13 pm

    Te entiendo perfectamente. Creo que las personas tendemos a querer lo que está prohibido. Creo que por esta razón comienzan a fumar muchas personas y después se vuelve una adicción.
    Yo creo que no tuve de esas amigas malas influencia fumadoras, más bien mi mejor amiga y yo intentamos fumar para vernos cool y después de fumigarnos con un cigarro no volvimos a hacerlo.
    Me da gusto que no fumes 🙂

     
  3. MARIOLY QUISPE

    agosto 21, 2008 at 2:22 pm

    hola amiguita ese es mi coreo conectate necesito ayuda…………..marioly chauuuuuuuuuuuuu a estoy en la biblioteca municipal de montero

     
  4. daniela y nati

    mayo 22, 2009 at 6:38 pm

    esta bueno el faso

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: